La voz de Tina Turner asegura la necesidad de bailar, de ponerse en pie, de cantar, de sentir el entusiasmo de ver cómo una mujer que a pesar de la edad, siguió dando guerra musical durante muchos años.

Es Tina. Su pasión, la canción, el escenario, a pesar de maltratos y golpes e incomprensión. Es Tina, que reencarna el espíritu de sus ancestros indígenas, afroamericanos, el espíritu de la tierra que canta con el viento.

Es Tina, y nos enamoramos de sus canciones.

Es Tina, seduce con su vida nada fácil y su empeño en triunfar, en conseguir sobresalir en un mundo donde seguía habiendo machismo, xenofobia, violencia, prejuicios por edad, sexo y color de la piel.

Tina se revuelve contra lo establecido. Y quiere alcanzar la luna. Y no quiere tragar más sapos. Mira hacia adelante. Pero no olvida su pasado. No olvida sus esfuerzos. No rompe sus promesas.

Es Tina, el musical de Tina Turner. Kery Sankoh le da vida. Y alma. Y voz, y pasión, y cuerpo. También levanta pasiones. Tiene limpia la voz, se vuelca en su personaje. Todos los intérpretes se entregan.

En un constante cambio de escenografías tan elementales como efectistas, con los elementos justos y necesarios y una iluminación a la medida, la historia de Tina transcurre con el ritmo que era de esperar en canciones propias de la cantante y específicas para el desarrollo de la obra.

Está Tina Turner en escena, con su música en directo, gran banda la que ejecuta, nos incita a saber más de ella. Aunque la conozcamos. La admiramos más, si cabe.

Es Tina, exquisito espectáculo musical, teatral, biográfico, necesario. Indudablemente tuvo una vida convulsa, con muchos altibajos, muchas veces ingrata, dura, de auténtica superviviente.  Quizás, por eso, esa fuerza arrolladora, esas ganas de cantar y bailar, para liberarse, para no abandonarse a la desesperación. Solo los triunfadores consiguen hacerlo. Por eso se mantuvo, por eso está hoy en el escenario, por eso queremos estar con ella.

Es ella, Tina, testimonio, espectáculo, bravura, empaque, emblema, música, talento.

 

Bitnami