Essencia. V Festival de la teatralidad. ETC, Espacio Teatro Contemporáneo, nace en 2007 en el seno de Cuarta Pared. A través de la investigación teatral y el desarrollo de nuevos y viejos lenguajes escénicos, pretenden buscar con textos surgidos del trabajo en equipo, de la innovación, de la experimentación,… propuestas escénicas atrayentes sin la presión del éxito a corto o medio plazo, sin buscar ser mediáticamente atrayentes, sino más bien con la sinceridad, la introspección, el riesgo, el descubrimiento íntimo y social, para ofrecer montajes y puestas en escena difíciles de encontrar en los circuitos comerciales.

Aún así, exhibir esas propuestas, que no sea una simple experimentación entre actores, directores y dramaturgos, exige que pueda disfrutar (y opinar) el cuarto elemento del hecho escénico, quizás el primero: el público. Los espectadores, siempre curiosos, que, afortunadamente, quieren verlo todo. Así surge este festival Essencia en el año 2015 y del que se han visto, posteriormente, surgir textos, nombres emblemáticos en dirección e interpretación, mezcla entre artes, como la danza, músicas, plástica,…

Hoy asistimos a un título eminentemente poético: Justo antes del aleteo. Antes de comenzar el vuelo, antes de llegar a la frontera de lo que se considera edad madura, o adulta, o seria, o vaya usted saber la denominación de destino.

En esta ocasión, después de trabajos previos de improvisación, de indagación en ellos mismos, de recuerdos, de hechos presentes, de visión de futuro, con las marcas del cuerpo, con los objetos que se conservan no se sabe bien por qué, con la distancia de por medio, con la vuelta y el regreso, con el diálogo y con los silencios, el equipo escénico llega a un acuerdo y vemos lo que vemos.

Jana Pacheco dirige con oídos atentos todos los elementos que han sacado del agujero. Julio Provenzo lo hilvana, le da forma, le pone palabras, lo dota de poesía, lo guioniza sabiendo que ahí están todos: Cristina Subirats, Sergio Jaraiz, Alba Alonso, Uri Guillem, Irene Doher.

Los unen varios hilos de comunicación, reales y ciertos, entre el pasado y lo que quiero, entre el presente y el recuerdo. Se meten en círculos intentando comprenderlo. Cuelgan sus objetos, sus emociones personales, sus sentimientos. Los transforman, les dan vida, lo sienten en la mente y en el cuerpo.

Todo es incierto. ¿Qué pasará con aquel que no se sienta integrado en los elementos comunicativos? Emisor, mensaje, receptor,… ¿Y el que se queda fuera de contexto? ¿Y el que no entiende o no conoce el código adecuado?

¿Dónde nos situamos los que hace tiempo hemos traspasado la frontera de los 35? ¿Quién cuidará de nosotros? ¿Quién atenderá la demanda de ellos?

Justo antes del aleteo, muchas veces la lluvia aparece y no siempre limpia y no siempre purifica. A veces esa lluvia cae en campo yermo. Lluvia que puede ser un consuelo. Lluvia que formará un barrizal de desconcierto. Lluvia de libertad y de ausencia, de soledad y de conocimiento. Lluvia para paliar a los sedientos, lluvia de sentimientos. Justo antes del aleteo.

Bitnami