Posiblemente las cosas haya que decirlas dos veces. O treinta. Porque, al fin y al cabo, todo es relativo. Y no nos escuchamos y no nos comprendemos. Y creemos que todo nos sucede a nosotros, y resulta ambiguo y estamos solos, y nos angustiamos y nos perdemos.

Ramón Paso plantea en este texto de existencias fragmentadas situaciones individuales que se entrecruzan entre vida y muertes, entre soledad y sexo, entre sonrisa y drama, entre frustraciones y éxitos.

Las leyes de la Relatividad aplicadas a las relaciones sexuales que también podrían aplicarse a la debilidad de las personas, a los recuerdos que nos marcaron, a lo que está por venir, a lo conocido y a lo acostumbrado.

Seis actrices y un actor, siete personajes no en busca de un autor, que ya lo tienen, sino en busca de una amistad o un consejo, de un caminar con pies de plomo o subirse a la cuerda floja, de interpretar situaciones grandes y pequeñas, tan solo con dos sillas y una cruz en una verdad mentirosa o algunas mentiras de real peso.

Un padre muerto, y un amante muerto, un ataúd esperando, una psicóloga con secretos, sexo que no se levanta, suicidios, la hija y la amante, Dios, Paso, teatro, texto.

Reminiscencias de cómico y dramático, la relatividad de los sentidos, el amor rechazado, cambio de roles, respuestas, reacciones, acciones, buscando a otros te encuentras a ti mismo, lo relativo se hace concreto en esta obra de contemporáneos momentos.

 

Bitnami