Concha Velasco vuelve a los escenarios. La gran actriz cómica y dramática, de musicales y de cine, de registros variados, de personajes sublimes y de personajes con encanto, la de la perpetua sonrisa y la de la ecuanimidad interpretativa, con todo su bagaje cultural e histórico en los hombros y en la memoria colectiva, vuelve a deleitarnos.

Se presenta en la escena como venida de otro mundo, encarnando a un personaje ficticio y con nombre supuesto. Pero es ella, en realidad, con todo su desparpajo. Manuel M. Velasco escribe un guion de encargo por la propia Concha Velasco e inventa una trama de apariciones y hechos sobrenaturales. Chascarrillos de humor blanco, actriz que se la recuerda por sus éxitos, fama de tirón popular, trabajo de una de las más vivas e interesantes intérpretes del panorama teatral español de todos los tiempos.

Esta “comedia sobrenatural”, El funeral, es un divertimento casi infantil, pero llena de emociones personales para la actriz. Quizás haya excesiva pose afectada, sobreactuada, pletórica de ego, pero eso también está hecho a propósito para resaltar que nuestras actrices no son menos que otras venidas de lejos. Aún así, guardaremos el cariño que le tenemos a esta gran dama del teatro de todos los tiempos.

Bitnami