Que Madrid se consolida como capital internacional de los musicales en castellano no hay duda. Y espectadores hay para certificar tal auge, demanda y oferta de calidad sin escatimar en medios, artistas, músicas, escenografías, coreografías, ingenio, vestuario, iluminación, profesionalidad, en definitiva.

Viene ahora El jovencito Frankenstein, con toda la producción al máximo, con todas las garantías.

Hay una historia de Mel Brooks que nos hará recordar  y disfrutar de la mítica película de 1974 en la que parodian al monstruo y al doctor de la novela (seria) de Mary Shelley. Un personaje de estas características da mucho juego, tanto a nivel de terror, de fantasía, como de caricatura.

Y con un elenco insuperable, encabezado por Víctor Ullate Roche, Jordi Vidal, Marta Ribera, Cristina Llorente o Albert Gracia,… voces, bailes, movimiento, música interpretada en directo que suena de maravilla, Esteve Ferrer maneja el ambiente tétrico y misterioso con toda la solvencia del humor y el ritmo necesarios.

Cabaret en castillo de ultratumba. Espacio escénico que se mueve y parece que cambia casi sin esfuerzo, referencias actuales, guiños al espectador, nada queda en el aire, todo está medido y bien ejecutado haciendo pasar casi tres horas de teatro, musical, show, espectáculo total para pasárselo de miedo mientras reímos y disfrutamos de buena música y excelentes coreografías.

Aquí es donde se aprecia que las cosas divertidas no están reñidas con la calidad, que se pueden aunar géneros (terror, musical, teatro, baile, imagen, comedia, argumento,…) y respeto, mucho respeto hacia quien en definitiva paga la entrada y quiere salir con buen pie y una sonrisa.

Monstruosidad muy bien traída.

 

 

Bitnami