Eloy Arenas mete el dedo en la llaga de las relaciones personales, de la política manipulada y engañifa, del entendimiento entre rivales, del cambio de pareceres, de la necesidad de ponerse en el lugar del otro, de la convivencia entre parejas y sus roles machistas, del imperativo de depender de los demás.

Y lo va haciendo con ironía, con humor que se escribe con h mayúscula, con situaciones absurdas que, precisamente por ser absurdas, son, o pueden ser, cotidianas, con la chispa del ingenio y la yesca del sarcasmo, con la inteligencia del que se ríe de sí mismo, con el juego gestual y los diálogos ágiles, punzantes y realistas.

Humor de viñetas y gaceta tipo “La Codorniz”, parafraseando la revista, `el humor más audaz para el espectador más inteligente`. Humor de dúo cómico con argumento, humor de sutilezas y verdades descarnadas, humor social para dar un toque de atención a los comportamientos y realidades concretas, humor exagerado pero que no peca de histrionismo ni de hipérbole caricaturesca.

A Eloy Arenas le acompaña César Camino, dándole la réplica y la contrarréplica. Me parece extraordinario el diálogo que mantienen dos políticos de base que buscan solo el beneficio personal, el autoengaño, la zancadilla, el triunfo a costa de quien sea. Eso es la política, de forma exagerada, es cierto, pero ni por esas. Los memes y chascarrillos a estos políticos no les afectan, la realidad viva y cierta.

También toca las penurias económicas tan en boga en nuestros días, y la pérdida del sentimiento, las hipotecas, los desahucios, las deudas,… “te deseo lo mejor para mí”.

Un toque de atención para ese hombre que trata a su esposa con displicencia, con desprecio, sin ternura ni buenas maneras. Ironía y sutileza, toque de atención machista y, encima, en forma humorísticamente maestra.

Y la necesidad que tenemos de los otros. Nadie puede sobrevivir totalmente solo, una extraña pareja, que por necesidades motrices se ven dependientes de que les ayuden en sus tareas. ¿Es la atención a la vejez lo que nos está indicado el autor de forma discreta?

Entiéndeme tú a mí, es una buena comedia de diálogos frescos, chispeantes, con gran compenetración entre los dos actores, merece la alegría que la vean.

Bitnami