Lo que funciona bien hay que procurar que siga funcionando bien, siempre. Y si hablamos de relaciones personales, entonces es muy difícil que todo funcione como al principio o como se supone, por mucho que queramos que las cosas no cambien y que funcionen bien. Pero somos humanos y los humanos somos cambiantes por naturaleza.

Lo que funciona bien es esta función de Neil Simon, La extraña pareja, que lleva desde el año 1965 danzando entre escenarios y pantallas de cine y televisión, y siempre funciona. En 1985 el propio autor adaptó la obra para que la representasen mujeres y funcionó de maravilla.

Incluso cambiando el sexo a los protagonistas funciona. Funciona en la función y en la vida real, porque es un cliché el que dos chicas tengan la misma postura ante la vida, la casa, la familia. Cada uno es cada una, y cada una tiene una forma distinta de ver la vida.

Puede hacerse insoportable lo que se soporta sin medida. Ni tanto ni tan calvo, ni tan liso ni tan rizado, ni elefante ni hormiga.

Susana Hernáiz y Elda García, una y otra, otra y una, desesperadamente ven cómo una cuadricula cada objeto en cada esquina y la otra desordena a propósito y con inquina. Al final, la amistad a prueba de minas.

Andrés Rus, el director, yo creo que las deja que funcionen por sí mismas, que sean ellas mismas. Pero no, con disciplina y grandes dotes interpretativas esta Extraña pareja, que no es tan extraña ni tan excesiva, puesto que esto ocurre cada mediodía, van sacando las carcajadas y las risas que es una delicia.

Nos lo traen, como buenas vecinas, a nuestro entorno de Madrid y la Gran Vía, a nuestra idiosincrasia y nuestra cercanía. Las amigas se reúnen para jugar al trivial, pero bien pudiera ser al cinquillo, al mus, o al juego de las sillas. Lo importante es que disponen de su tiempo y de su espacio unas horas a la semana para darnos envidia. Funcionan como buenas amigas.

Amistad que no se debiera perder, aunque surjan mil rencillas. Y si ustedes tienen amigos y amigas, pareja estable o aventuras de un día, también pueden quedar para ir al teatro, que es una buena alternativa. Siempre funciona, no lo cuestionen, es terapéutico y maravilla.

Bitnami