el-libro-de-la-selva
Espectáculo premiado como Mejor Musical Infantil en la 9ª edición de los Premios Nacionales del Teatro Musical, El libro de la Selva, el Musical, pretende no solo entretener, no solo divertir, no solo crear espectadores nuevos de teatro, no solo crear una gran versión de la historia de Rudyard Kipling, sino también concienciar de la necesidad de cuidar la naturaleza, respetar las leyes de la supervivencia, comprender la amistad, valorar las enseñanzas, intentar la superación de uno mismo, esforzarse para conseguir un buen objetivo.

Las canciones suenan espectacularmente. Los bailes son muy atractivos. Y los actores están espléndidos. Dinámicos, cercanos, con una gran versatilidad corporal y unas voces limpias, fantásticas, envolventes. Hay coordinación de espacio, de emociones, de movimiento. Las coreografías son variadas y muy expresivas corporalmente.
El vestuario es sugerentemente creativo y diseñado con suficiente plasticidad para ver enseguida a cada uno de los animales en escena.
El espectador, grande y pequeño, se ve envuelto en la historia, sigue el ritmo, dan ganas de bailar, y el espectáculo guarda ese halo de misterio de la gran selva, donde los peligros acechan, pero donde apreciamos que sus criaturas son simpáticas, revoltosas, inquietas, con sentimientos.
Pepe Ferrer, el director y creador de la obra, ha dado en el clavo. Ha creado un espectáculo total de teatro, musical y danza. Para ello cuenta con un estupendo y seleccionado elenco. Pedro Mayer interpreta a un Mowgli grande e inocente, desvalido primero, fuerte después. La Bagheera que vi yo me conmovió: Miriam G. Camino, con una voz como la de los ángeles, siempre en su sitio, llenando la escena, con la ternura y la prestancia necesaria, inmensa. Baloo lo interpreta un gran José Alacid. Simpático, haciendo un oso responsable, atento a su pupilo, tierno. Y todos los demás en diversos personajes, lobos, monos, la gacela, el malvado tigre que nos es tan malo, la serpiente Kaa,… personificados en extraordinarios bailarines y cantantes, Rosa Mª García, José David Gutiérrez, Esther Santaella,…
Calidad también para los niños. Es habitual en el Teatro San Pol donde he visto la función. Pero ya iba siendo hora que se tomen estos espectáculos familiares en serio, se les promocione, se les ayude, se les valore.
Como habría que hacer siempre con la naturaleza, con los animales, con el teatro.
 

Bitnami