alarde-de-tonadilla
Cuando era niño, y sobre todo en verano, con las ventanas abiertas, oía entrar por ellas voces cantando con diferentes registros, tonos y ritmos. La mayoría de las veces provenían de la radio o de tocadiscos desvencijados. Pero otras eran gargantas en directo, de la vecina, de la chacha que estaba limpiando, de mi madre mientras hacía la comida… Y aunque sonaban parecido para mis oídos poco educados musicalmente, cada una era distinta, todas tenían un estilo peculiar y único.

Posteriormente habría de saber que esas canciones unas eran cuplés, otras tonadillas, boleros, fandangos, sevillanas, soleás,… y aunque hoy sigo sin distinguirlas bien, me sigue admirando la memoria de esas mujeres que se saben la letra como una oración, como algo natural, como si se las hubieran aprendido de forma innata. Las letras y las melodías. Formaban parte de la cultura popular junto con unas voces también especiales, de sonido antiguo, en blanco y negro.
Pues bien, en Alarde de Tonadilla, un montaje de Hugo Pérez de la Pica, en el Teatro Tribueñe, me volvieron a sonar todas esas canciones y algunas más. Hicieron un recorrido a lo largo y ancho de toda la geografía española, tanto en las canciones como en algunos bailes y recitados y, largamente, en un vestuario amplísimo y seleccionado, perfectamente adecuado a lo que se estaba cantando. Y unas estampas plásticas de las artistas de foto fija que realzaban cada número, cada momento musical, cada escena teatral, todo el espectáculo.
No tiene desperdicio. Cada canción, muchas de ellas acompañadas al piano por Tatiana Studyonova, te llega al corazón, te pone una sonrisa en la cara, te retrotrae al pasado. Y te lleva por diferentes regiones españolas. Y cada una de las artistas que cantan tiene su voz peculiar, su registro, su tono, como me pasaba cuando las escuchaba a través de la ventana cuando era pequeño. Candelaria de la Serena, Raquel Valencia, Helena Amado, Badia Albayati, Ana Peiró, emulan, y muy bien, sin imitar, con su propio estilo, a Estrellita Castro, Raquel Meller, La Argentinita, La Fornarina, Imperio Argentina, Pilar Alonso, Concha Piquer, Pastora Imperio,…  Eso, y estar sentado al lado de la gran actriz Mª José Alfonso, la magnífica cupletista Olga María Ramos y el extraordinario coreógrafo Alberto Portillo, amén de otra compañía igual de agradable, hizo del estreno una velada que se pasó en un santiamén y con las emociones vibrando.

Bitnami