la-verbena-de-la-paloma
Si este país, llamado España, apreciara en su justa medida su acervo cultural, su idiosincrasia creativa, su patrimonio artístico, sus valores de entretenimiento e históricamente cómicos, que se representaran más a menudo autores, textos, géneros, músicas, versos,… volver a ver, por ejemplo, zarzuelas, teatro clásico del siglo de oro y del romanticismo, flamenco, bailes populares, escritores nuestros,… no sería algo, digo, motivo de destacar, si no que habría, en principio, que buscar nuevas lecturas, investigar nuevos montajes sobre antiguos proyectos, y debatir en tertulias, mentideros, círculos inquietos,… aquella o esotra puesta en escena, un nuevo y sorprendente espectáculo de todos los tiempos.

Por eso, ver hoy en día, La verbena de La Paloma, no puede más que resultar gratificante, loable, encomiable, un acierto.
Se representa la música de Tomás Bretón y el libreto de Ricardo de la Vega en el teatro de la Luz Philips, es decir, el Gran Vía de siempre, esta castiza zarzuela, precisamente cuando se celebran las fiestas madrileñas de san Lorenzo, San Cayetano y La Paloma, será por eso.
Y lo hacen a la perfección, y a la percepción, divertida, bien movida, con ritmo, estupendamente interpretada, tanto en las canciones como en el texto hablado como en el movimiento.
Y da gusto ver a nuevas generaciones asistiendo. Y a los que estamos en el intermedio de edad recordando, y a los más veteranos, sabiéndoselo. Porque de género chico solo tiene el sobrenombre, es género músico-teatral auténtico.
Van a estar poco tiempo. Esperemos que estén a teatro lleno como el día del estreno. Merece la alegría asistir a tan magnífico evento de DelPortal Producciones, con dirección escénica de Lorenzo Moncloa y musical de Carlos Díez Martín. Yo, desde luego, no me lo pierdo.

Bitnami