jornada-liga12
– El Barça destroza al Madrid en el Bernabéu, dándole un baño en el marcador (0-4) y en el modelo de club. Los culés dejan a los de Benítez a seis puntos, siete contando el casi seguro golaverage.
– El Atleti aprovechó la deriva del Titanic merengue para ponerse segundo, después de vencer ante un inoperante Betis. Los del Cholo cumplen en Liga y ahora deben centrarse en Champions, donde este miércoles se jugarán su pase.
– Villarreal y Celta intercambian sus puestos europeos. Levante, Las Palmas y Real Sociedad mejoran en sensaciones y el Málaga se queda último.

En otros resúmenes hemos hecho siempre un repaso cronológico por lo sucedido en la pertinente jornada de turno. En esta, y por las dimensiones del Clásico, nos es imposible no hacer una excepción. Seguramente lo habrán escuchado y leído todo acerca del Real Madrid-Barça, así que quizá lo que podamos aportar desde aquí sea redundante. Si aún así continúan seguir leyendo, recalcaremos lo excelso de la orquesta culé, la brillantez de un colectivo que, si hubiese sido 1 de enero y hubieran estado en Viena, habrían levantado al público en el Concierto de Año Nuevo a ritmo de la marcha Radetzky. Ese acertado símil -creo que de Alfredo Relaño- de comparar a Messi y compañía con música clásica se completaba asemejando a los blancos con el rock and roll. Lo único que el concierto del sábado en el Bernabéu lo dio más bien un grupo punk, probablemente de resaca. Ni sonaron bien ni, lo más preocupante para el madridismo, pareció importarles a la mayoría. Fue ver a Bruce Springsteen devorando a Justin Bieber.
Del tropiezo de los merengues se aprovechó el otro equipo de Madrid, el Atleti, que venció en la tarde noche del domingo al Betis (0-1). Los rojiblancos volvieron a recuperar las buenas sensaciones y, mientras olfatean en búsqueda de la puntería perdida, no dejan a los rivales ni acercarse a la verja de su casa. Cuando Benítez, o cualquier entrenador, hablen de presión arriba, deberán poner la jugada de gol de los de Simeone. Un ejército de pitbulls se tiró sin compasión a la yugular de Xavi Torres, que de repente se vio sin escapatoria vital. El balón le cayó a su tocayo de apellido, de nombre Fernando, que probó a Adán. Koke remachó el rechace y coloca a los de la Ribera del Manzanares segundos, a cuatro puntos del Barça y dos por encima del Madrid.
A damnificados de esta jornada -en su proporcional medida- ha de unirse el Celta de Vigo, que perdió su plaza de Champions y encima por culpa de su archienemigo. El Depor ejerció de Ned Flanders y fastidió a sus vecinos (2-0) con un menú poco superable: de primero gol de tu delantero estrella, de segundo te paro un penalti para evitar que me empates y de postre sentenció el partido con un gol en propia puerta. Los deportivistas son octavos y los vigueses, no obstante quintos, hacen que la sidra siga corriendo por toda Galicia. Villarreal y Eibar protagonizaron el otro duelo entre equipos de la zona media-alta. Jaume Costa empató al final el gol de Enrich para quitar a los armeros de la cuarta posición, que ahora ocupa el propio Submarino.
Esta duodécima fecha en el calendario dejó tres malos resultados para Valencia, Athletic y Sevilla. Los de Nuno deben dar gracias por empatar (1-1) en Mestalla contra Las Palmas, lo que habla por sí solo; los bilbaínos vieron truncada su racha triunfal en Granada (2-0), resultado que firmaron también los de Emery en San Sebastián.  Con Eusebio debutando en el banquillo y sin Vela, los txurri-urdines sumaron victoria en el casillero para coger oxígeno.
Además, dos dobletes mandaron al Málaga al farolillo rojo de la clasificación. El primero fue el de Hernán Pérez, del Espanyol, ante el propio Málaga, y el de Deyverson en Gijón (0-3 ante el Sporting). Cerró esta fría jornada el derbi modesto de Madrid, con reparto de puntos en el haber de Getafe y Rayo (1-1). Más hicieron los locales por ganar, cosa que probablemente hubiesen logrado si Vigaray no hubiese regalado un penalti a los vallecanos. Jozabed, que se había marcado en propia puerta, hizo el último gol de la jornada y nos deja con ganas, porque siempre hay ganas de fútbol, de que llegue pronto de nuevo la Liga.

Bitnami