famelica-blog
Donde nada es lo que parece y todo parece lo que es o debe ser. El orden trastocado y el caos organizado. Al comunismo en el interior del capitalismo y el anarquismo en la organización bien establecida.

Juan Mayorga le da la vuelta a la tortilla del corporativismo. No hacer nada para resolverlo todo y revolucionarlo todo para que todo siga igual pero con los mandos del poder en las manos, supuestamente, adecuadas.
Juan Mayorga nos muestra una sociedad de engañifa, donde los actores, los malos actores, serán nombrados jefes de barro, los ejecutivos harán como siempre, aparentar que trabajan mientras los simples empleados (empalados) sacan las castañas del fuego, donde los mindundis fantasean jugando a dos bandas si es necesario y culebrean para alcanzar su egoísta objetivo y clamoroso éxito.
Juan Mayorga, a base de retórica y dialéctica, la palabra, construye un texto nada fácil pero que hace ameno y, en parte, didáctico, donde nos hace plantearnos qué es lo válido, lo verdadero, lo legal, lo útil, lo estructurado, el disfraz, la ausencia de sentimientos.
Y texto tan complicado y elaborado lo maneja a la perfección Jorge Sánchez que, por lo que nos cuentan, a base de improvisaciones y ensayos, de experimentos y diálogos, de borrones y descubrimientos, asume como proceso creativo ésta alimentada comedia.
Y lo interpretan con gran solvencia Nieve de Medina, Juanma Díez, Rulo Pardo y Xoel Fernández, que le dan la ridiculez y seriedad, la caricatura y sensatez, justas y bien medidas.
Efectivamente, el término o título Famélica podría cambiarse por cualquier esdrújula al uso de nuestros cotidianos días: empezando por política, siguiendo por inhóspita, poética, corpórea, pléyade, lógica, filosófica,… y terminando por maléfica, con las mismas letras pero cambiadas de orden y de lugar, al igual que los personajes de esta excelente comedia.

Bitnami