rocknversalles

Si te gusta la música, si conservas parte de tus recuerdos con canciones míticas de las mejores bandas de rock, si has bailado hasta descoyuntarte en discotecas, conciertos o fiestas de pueblo, si por tu cuerpo corre un poquito de ritmo rocanrolero, en Rock’n Versalles hacen un recorrido musical donde no falta ninguna de las míticas composiciones de los grupos más emblemáticos internacionales.

Bajo un finísimo hilo conductor que parte de un mencionado Versalles en 1783, con pelucas al uso, vestuario de la época e instrumentos clásicos, comienza un concierto vivaz, alegre, nada estruendoso pero muy cañero, y muy bien interpretado.

Javier Navares, con experiencia en montajes musicales, pone en pie esta producción semi teatral, a la que le sobran las butacas, porque todos quisiéramos mover nuestra caja de huesos mientras sus virtuosos músicos interpretan temas de Quenn, de Scorpions, de Guns and Roses, sin olvidar a Jon Bon Jovi, a Europe, también U2, Nirvana, los imprescindibles AC/DC, Metallica, y los incombustibles Rolling Stone. Para terminar con nuestro mejor rockero todavía en activo, Rosendo.

Los antiguos instrumentos dan paso a sofisticados violonchelos, un excelente violín y una batería precisa y esencial. Al toque genuino que le dan, Diana Valencia, también en la dirección musical, incansable, entregada, auténtica, con Andrés Echeverri y Pablo Sánchez, medidos, exactos, y la batería de Abel del Fresno, espíritu burlón que marca el ritmo y la energía. Las voces potentes de Natalia Goyen y Samuel Gómez, no nos dan un minuto de descanso y lo agradecemos, porque queremos disfrutar, pasarlo bien, cantar con ellos, dar palmas a su compás.

De Versalles quedará un suntuoso palacio y unos jardines de ensueño, pero la música se escapa de allí y recorre todo el mundo hasta llegar al teatro Cofidis Alcázar y así alegrarnos la tarde y hacer que nos pongamos la batería (digo las pilas), ser conscientes de que las cuerdas producen un extraordinario sonido y calentar la voz para imitar a nuestros ídolos rockeros.

Bitnami