Durante el próximo fin de semana el parque de atracciones Tibidabo se convertirá en un escenario de lujo para la celebración de un festival de música: el Tibidabo Live Festival, cuyo cartel es una armoniosa mezcla entre los sonidos más potentes y los más intimistas.

tibidabo

El evento contará con dos escenarios, uno de ellos ubicado el mirador de la Plaça dels Somnis, un entorno único en el que poder disfrutar de la música en directo con una de las mejores vistas de Barcelona. A esto debemos añadir que con la entrada al festival se podrá acceder a todas las atracciones del parque. Por si todo esto fuera poco, los cabezas de cartel realizarán un set completo, más cercano en duración a una actuación en una sala que a la de un festival.

Los grandes reclamos del festival son sus dos cabezas de cartel, de sobra conocidos por todos: Yo La Tengo y Mogwai. Completan la programación un elenco de grupos nacionales que ya han dejado de ser promesas para convertirse en realidades; y una selección de perlas internacionales por descubrir.

El principal atractivo de la primera jornada del festival son los americanos Yo La Tengo, un grupo con más de veinte años de trayectoria, que cuenta con más de trece discos en su haber y que se ha ganado el apelativo de banda de culto, tanto por la crítica especializada como por el público. El grupo formado por el incombustible matrimonio Kaplan-Hubley se encuentra en plena forma, como ya demostró hace dos años con la publicación de Fade, su último disco de estudio que se coló en todas las listas de los mejores discos de 2013. En este trabajo, los de New Jersey escapan del noise y las melodías lo-fi de sus trabajos de los 90 y recorren el sendero de un pop más accesible, delicado y amable.

Siguiendo con el repaso a la primera jornada nos encontramos con BlackboxRed, uno de los secretos mejores guardados de Holanda. El dúo formado por guitarra y batería son toda una explosión de energía que hará las delicias de los amantes de los pedales fuzz o de géneros como el grunge y el garage.

 Otro de los directos que más prometen del festival es el de Niña Coyote eta Chico Tornado, uno de los puntales de la nueva escena vasca, liderada por grupos como Belako (que actuarán el sábado). La dupla formada por Ursula Strong y Koldo Soret, que consiguió más de 4.000€ mediante crowdfunding para la fabricación de su primer disco, practica un stoner rock oscuro, árido y contundente. Su música bebe de diversas influencias que van desde Black Sabbath hasta el hard rock más clásico.

La segunda jornada estará encabeza por Mogwai, uno de los máximos referentes de la escena post-rock actual. Los escoceses comienzan una gira especial en la que conmemoran el vigésimo aniversario de su formación, del que quedará testimonio discográfico gracias a la publicación de una triple caja ideada para coleccionistas. La banda de Glasgow ha sabido trascender los acotados límites del post-rock y, durante su carrera, ha ido incorporando a su música nuevos elementos procedentes de tradiciones tan diversas como la electrónica, el metal instrumental o el math rock. De esta manera, Mogwai han conseguido fraguar un estilo propio definido por unas señas de identidad que sirven de nexo común en su obra: la potencia, la oscuridad y los bucles infinitos.

El sábado también le tocará el turno a Belako, una de las revelaciones nacionales del pasado año. Los de Munguia (Vizcaya), cuyos miembros apenas superan la veintena, solo han necesitado un disco y dos EPs para pasear su música por los festivales más importantes de nuestro país. Su propuesta es un cóctel que mezcla las estructuras propias del post-punk, las distorsiones y melodías de grupos de los noventa como Sleater-Kinney o Pixies y un contrapunto electrónico que bebe de las influencias del new wave británico o de los sintetizadores de sus paisanos Delorean.

También merecen especial atención Ocellot, que este año han formado parte de festivales tan importantes como el SXSW (Austin), FIB o Primavera Sound. La música de los catalanes podría encuadrarse dentro de la nueva ola psicodélica que está floreciendo a nivel internacional y que ha tenido una gran explosión dentro de nuestras fronteras. Los de Barcelona practican un pop-folk psicotrópico, con arreglos tropicales más propios del dub y filtros de voz que recuerdan a grupos como Animal Collective, El Guincho o Little Jesus. Luces de colores, norias, autos de choque, algodones de azúcar, ferias… Existen pocos entornos más estimulantes y adecuados que un parque de atracciones para disfrutar de la propuesta experimental y multicolor de Ocellot.

Una de las características que definen el Tibidadabo Live Festival es que tiene una aspiración familiar, ya que contará con actuaciones durante el día y con entradas a precio reducido para los menores de 12 años. Las entradas para cada día tienen un precio de 40€ para adultos y 28’5€ para los más pequeños, y pueden adquirirse, como siempre, a través de Entradas.com.

Bitnami